Prevención contra les inoportunas lesiones

Las lesiones son el gran dolor de cabeza para las personas que practican algún deporte, tan en cuanto a la vertiente profesional como el amateur o para las que hacen ejercicio como manera de estar en forma y disfrutar de una vida saludable. Cualquier contratiempo a nivel físico que acabe promoviendo una lesión, puede llegar por diferentes factores, como pueden ser una mala preparación, algún problema físico de la persona concreto o por un simple accidente, una circunstancia a la cual todo el mundo puede estar abocado.


Para reducir los factores de riesgo de lesiones hace falta una buena prevención con un buen trabajo de gimnasio, de musculación, con estiramientos y con ejercicios compensatorios. Se pueden realizar ejercicios para trabajar la musculatura si hay alguna zona afectada y es importante que las articulaciones y los tendones se sientan más fuertes.


Cuando se está ejercitando a un gimnasio, es más valioso saber el que no puedes hacer que no el que puedes hacer. Si se hacen mal algunos ejercicios pueden provocar una tendinitis por una sobrecarga mientras que un mal movimiento de espaldas puede suponer una contractura que provoque problemas a las cervicales, a los dorsales o una lumbalgia.


También, pasarse en algunos ejercicios como pueden ser las pesas, en la hora de hacer series o repeticiones, pueden suponer lesiones tendinosas de cualquier parte del cuerpo. Un exceso de ejercicios no controlados, además, pueden revertir en una zona afectada con anterioridad y pueden derivar hacia una lesión de carácter más grave. Cómo en muchos órdenes de la vida, los excesos tampoco son recomendables en el ejercicio físico o en la práctica deportiva.

La poca actividad en el gimnasio, directamente, no reportará una lesión directa, pero, posteriormente, si se hace un esfuerzo en una disciplina deportiva y no se está muy preparado físicamente, entonces pueden aparecer lesiones.


Esta posible lesión, es como una consecuencia de no haber hecho un esfuerzo antes, El déficit de ejercicio se verá cuando se haga una actividad física prolongada, larga, y con un esfuerzo importante y con unas necesitados músculo-tendinosas que el cuerpo no está acostumbrado a tenerlas. Es decir, la inactividad o la preparación ligera solo provocarán lesiones en caso de pasar al otro extremo con un exceso de inmediatez. La falta de trabajo, será determinante para estas lesiones.


No por su cuenta

Cuando se va a un gimnasio es mejor no hacer ejercicios por su cuenta. Esto no está controlado y puede haber más posibilidades de sufrir lesiones especialmente a las personas que empiezan o con poca experiencia, que se hagan acompañar un preparador físico o un entrenador personal. El problema es ir por libre y trabajar sin saber los kilos, las repeticiones y sin saber donde quieres llegar y que quieres hacer.


Algunas de las lesiones más frecuentes son la rotura de fibras, que se puede originar cuando no se realiza un buen calentamiento, se hace una carga excesiva o no se descansa suficiente o las contracturas, que llegan por un esfuerzo desmesurado, entre otros motivos. Las rodillas son una de las articulaciones de nuestro cuerpo que acostumbran a sufrir más porcentajes de lesiones.


Masaje deportivo con fisioterapia en Sant Cugat



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo