Como utilizar bien las muletas

Las muletas son un elemento importante de prevención y recuperación en numerosas intervenciones terapéuticas y, a pesar de todo, no siempre las utilizamos de una manera correcta. El Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña mujer una serie de recomendaciones para hacer un buen uso de esta herramienta. Mans de Sant, como centro de fisioterapia de referencia en Sant Cugat, se quiere hacer eco de estos consejos.


Los fisioterapeutas físicos ofrecen recomendaciones sobre la mejor manera de utilizar muletas para evitar posibles problemas y lesiones, o incluso caídas.


Uno de los consejos más importantes es que las muletas no pueden servir para apoyar la parte posterior de la rodilla sobre el mango de la muleta, una image muy habitual. Esta postura muy común puede generar lesiones en la rodilla porque es una zona que no puede ser comprimida.


Si tenemos que utilizar dos muletas, el mango tiene que ser a nivel de cadera y el codo doblado a unos 30 grados. A la práctica, si estiramos el brazo, el mango tiene que estar a la altura del reloj. Cuando andamos con la ayuda de dos muletas, primero tenemos que colocar la pierna lisiada entre ellas y, después, la pierna sana, pudiendo alternarlos si nos sentimos seguros; Si solo podemos apoyar un pie a tierra, así podremos dar un impulso adelante.


Para andar con una muleta única, la colocaremos al lado opuesto de la lesión, ligeramente exterior para aumentar la base de apoyo y siempre por ante el pie. Seguir estas instrucciones nos permitirá continuar con la recuperación de la movilidad sin riesgos y, en caso de dudas, el fisioterapeuta puede corregir o adaptar las herramientas o los consejos a las características de cada persona.


Trucos para subir y bajar escalas


Al subir o bajar las escalas, la estabilidad puede no ser la misma, de forma que los fisioterapeutas hacen varias recomendaciones para evitar perder el equilibrio. Si para subir se utilizan las dos muletas es aconsejable levantar primero la pierna sana y las muletas y, después, la pierna lisiada. Si solo se usa una muleta, al lado opuesto de la lesión, después de la pierna sana levantaríamos la muleta y la pierna lisiada al mismo tiempo.


Por el contrario, al bajar por las escalas, las muletas irían primero, seguidas por la pierna lisiada y, finalmente, nos bajarían la pierna sana. Si usamos solo una muleta iría esta primera, entonces la pierna lisiada y la sana. Paralelamente a estos consejos, siempre que surja dolor o se tengan dudas, el mejor es consultar al fisioterapeuta para estudiar posibles variaciones.




Entradas Recientes

Ver todo