El papel del fisioterapeuta en el tratamiento del dolor

A menudo vamos al médico y, para poder hacernos el diagnóstico, nos proponen una o varias pruebas de imagen. Por eso, con el sentido didáctico de siempre, la campaña «12 meses, 12 consejos de salud», en el cual participa el Colegio de Fisioterapeutas de Cataluña (CFC), habla esta vez del dolor y de las pruebas de imagen. Como centro colegiado, Mans de Sant, el centro de fisioterapia de referencia en Sant Cugat, se quiere hacer eco una vez más de estos consejos de los profesionales del sector.


Se trata de explicar el más llanamente posible que radiografías, resonancias magnéticas, ecografías, escáneres y TAC suelen formar parte de los protocolos médicos precisamente porque permiten descartar afecciones consideradas de gravedad.


Una vez descartadas las patologías más graves, este tipo de pruebas también ayudan a detectar otras patologías clínicamente relevantes, tales como protrusiones, hernias discales, pinzamientos y rupturas tendinosas degenerativas, entre otras.


Además, estudios científicos demuestran que estas patologías pueden sufrirlas también personas asintomáticas, que significa que el dolor no es señal exclusiva de una lesión sino que puede responder a todo un conjunto de factores y, sobre todo, que no siempre será necesario operar.


Llegados a este punto, se recuerda que los fisioterapeutas son profesionales sanitarios calificados para el tratamiento del dolor, porque conocen e identifican las posibles alteraciones del cuerpo y pueden resolverlas con el tratamiento más adecuado para cada caso.

Un fisioterapeuta on un ecógrafo en Sant Cugat



5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo