Fisioterapia para tratar la desviación de la columna

Actualizado: 27 mar

La escoliosis es una desviación de la columna vertebral que no tiene porque suponer dolor ni impedir que las personas afectadas puedan desarrollar actividades, levadura de casos graves. A Mans de Sant, el centro de fisioterapia de Sant Cugat, queremos hacer una explicación sobre esta patología.


A pesar de que puede tener un origen neuromuscular o congénito, en la gran mayoría de los casos (80%), la escoliosis es idiopática, es decir, se ignora la causa. La escoliosis idiopática es una patología mayoritariamente femenina: hay siete mujeres afectadas por cada hombre. Esta diferencia se explica porque la evolución de las curvaturas es mucho más acusada en las mujeres.

Si bien es frecuente que haya cierta desviación a la columna de las personas, porque se

considere escoliosis hay de haber una desviación de como mínimo 10 grados sumado a una rotación.


Es difícil predecir si la desviación continuará durante la vida del paciente, así como la forma en que lo hará. Por eso, los fisioterapeutas hacen un llamamiento al diagnóstico temprano como fórmula para tratarla a tiempo y evitar su progresión.


Una opción para detectar la sospecha de una escoliosis es hacerse el Test de Adams, una sencilla prueba que se puede realizar en casa con la ayuda de otra persona. Consiste a realizar una flexión anterior de tronco con los pies a la anchura de las caderas, las rodillas extendidas y las manos rectas, intentando tocar la punta de los pies. Al agacharse, y si se mira de frente el paciente, se puede observar si tiene una elevación considerable de un lado del tronco. Si esto pasa, el más adecuado es consultar el fisioterapeuta para realizar posibles evaluaciones adicionales. El Test de Adams no confirma una escoliosis por sí solo, simplemente es la parte inicial hasta que un profesional sanitario cualificado realice el proceso de diagnóstico completo con pruebas de imagen, como una radiografía.


La importancia de contar con un diagnóstico en una etapa inicial, cuando se tengan las primeras sospechas, redundará en el abordaje más eficaz de esta condición, llegando, incluso, a evitar la cirugía en muchos de los casos.


La fisioterapia contribuye en este proceso dando herramientas al paciente para mejorar su situación gracias a ejercicios que fortalezcan los músculos involucrados en el sostenimiento de la columna. Los fisioterapeutas serán los encargados de prescribir los ejercicios adecuados en cada caso para atenuar el progreso y mejorar su calidad de vida y también de acompañar y educar las familias durante el proceso, tanto si requiere cirugía como si no.


Cargar la mochila no provoca escoliosis

Como que se detecta normalmente en la adolescencia y, incluso antes, entre los 10 y los 14 años, se pensaba comúnmente que la escoliosis estaba relacionada con la carga del peso de la mochila colegial. Sin embargo, la evidencia científica ha demostrado que no existe relación entre la desviación de columna y la mochila.


Los fisioterapeutas recuerdan que sufrir escoliosis no impedirá casi nunca poder hacer actividades habituales y tampoco es incompatible, en general, con la práctica deportiva. Además, tampoco implica sufrir dolor.


Fisioterapia amb massatges a Sant Cugat

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo